La odisea de los aficionados para llegar a la final de Milán