El nuevo pendiente de Neymar no dejó indiferente a Mascherano