Un beso a su novia en la grada le cuesta la amarilla a un jugador de Tercera