La última normal de Guardiola en el City: no a los móviles para los jugadores