Siete de los diez nominados a mejor jugador de Europa juegan en la Liga española