Neymar mandó callar a su afición hasta tres veces: el brasileño, sin sintonía con la grada ni con su entrenador