Los nervios de Simeone ante el Athletic: despejes en el banquillo y euforia con el final