Las negociaciones de Ramos y Florentino apuntan a culebrón del verano