Las navidades no perdonan y Antonio Pintus pone a tono a los jugadores blancos