Los dos paradones de Bravo que terminaron por desesperar a los delanteros de River