Un niño japonés revoluciona el entrenamiento del Barcelona cantando el himno a capela