El Barcelona levantó el trofeo que le acredita como mejor equipo del mundo