El Real Madrid jugará en Marrakech ante las pésimas condiciones del campo en Rabat