El Madrid llega al Mundialito para ganar el único trofeo que no tiene