San Lorenzo de Almagro, el equipo del Papa, máximo rival del Madrid en el Mundialito