Kroos, Sergio Ramos y Bale sufren la dureza de los jugadores de San Lorenzo