Douglas y Vermaelen, ¿los peores fichajes de la historia del Barça?