Cristiano, desquiciado por un láser, se encara con el aficionado que apuntaba en la grada