Cristiano Ronaldo intentó de rabona el que hubiera sido el gol de su vida