Benzema rozó el gol con un zapatazo desde la frontal