Barrientos culmina la única jugada buena de San Lorenzo en la primera parte