Ancelotti está exultante a tres días del que sería un nuevo título