La Selección quiere teñir de rojo la Casa Blanca a golpe de "¡Yes, podemos!"