Del pesimismo al subidón de La Roja