La afición brasileña la tomó con La Roja hasta el último día: "¡Boludos! ¡Eliminados!"