Silva es el revulsivo de lujo para Del Bosque