Neymar fue la inyección moral del conjunto brasileño a pesar de la derrota