Messi pasó del vómito a la alegría de ganar