Leo Messi, a punto de vomitar otra vez