La Roja se va de cena por Curitiba