Así sería el futbolista perfecto, según Koke