El mundial más difícil de Piqué