De Sudáfrica a Brasil: ¡a por otra estrella!