Los salvadoreños alucinan con la Roja