Costa y Navas son las incógnitas