Diego Costa sufrió la ira de los brasileños pero mandó callar a la grada con su penalti