Cesc y Xabi Alonso coinciden en no dar por muerto al equipo