La selección brasileña se despiden del mundial por la puerta de atrás