Brasil quiere que la fiesta continúe en su choque ante Camerún