Bernardo, el niño más famoso de Brasil: de vender camisetas a fotografiarse con Neymar