Alexis y Arturo Vidal, las pesadillas chilenas