Los culés se muestran precavidos pero ya se imaginan con el título de Liga