El monoplaza de Raikkonen salió ardiendo