El momento de furia de Mourinho: bronca, desprecio y mirada desafiante