El buen momento de Luis Enrique: de la cuerda floja a que el Barça quiera renovarle