La boda del medio millón de Jorge Mendes: azafatas, un dron y una caída en la iglesia