Balotelli, Robinho, la afición, el árbitro… el Barça ya sabe lo que es sufrir en San Siro