Messi superó a once jugadores para encajar el primer gol de falta frente al Real Betis