Messi, el primero en marcharse al túnel del vestuario tras el partido ante el Getafe