Así jugaba al fútbol un mendigo llamado Cristiano con un niño en el centro de Madrid